Elige la postura correcta para meditar

Durante el siglo 5, la estatua del Buga tenía una postura de gracia proporción y alineación. Sin embargo, 1,600 años después, esta imagen se deteriorando poco a poco respecto a su postura; aunque sigue siendo noble, se notan mucho más cansadas. La misa se muestra con un torso no derecho, pecho colapsado, hombros redondeados, espina dorsal inclinada levemente hacia atrás y  la cabeza hacia adelante. Por lo tanto, perdió mucha vitalidad.

Te brindo esta introducción, ya que dicha estatua se encuentra meditando. En este artículo te enseñaré las posturas para meditar correctamente ¿Quieres comenzar?

La postura para meditar sentada

Como pudiste ver anteriormente, esta postura es la más usual para ejercer esta actividad correctamente, inclusive diferentes escuelas encargadas de enseñar a meditar, la señalan como la óptima para susodicha actividad. La misma favorece una mayor liberación de la tensión y concentración. No obstante, muchos problemas surgen por no hacerla como se debe.

  • Postura loto completo: La popular postura donde los pies se cruzan entre sí mismos. El pie derecho se cruza sobre la pantorrilla y culmina debajo del pie izquierdo. Esta postura le ofrece mucha más estabilidad al cuerpo, pero es compleja de hacerla. En caso de que no te sea cómoda, no la hagas y ya.
  • Postura cuarto de loto: Se asemeja a la postura birmana pero esta apoya el pie izquierdo levemente sobre la pantorrilla derecha. Es mucho más fácil de realizar.
  • Postura birmana: Te sientas encima del cojín o zafú para meditar. Coloca el pie izquierdo en la parte delantera del cojín y el pié derecho delante del izquierdo. No hace falta que cruces ambos pies. Sin duda alguna, esta maravillosa postura es la más fácil de las tres.

Estas son las mejores posturas para meditar sentada/o. Como puedes leer, y te lo repetiré; una es más compleja que la otra, pero a poco te saldrán.

La postura para meditar acostada

Usualmente no se implementa esta postura para meditar. Sin embargo ciertos instructores hacen uso de ella para las meditaciones guiadas como puede ser relajaciones, visualizaciones y Yoga Nidra luego de aventurarse en una ardua clase de Yoga.

En caso de querer hacer esta postura, debes acostarte boca arriba en el suelo sobre la clásica esterilla de yoga. Tus brazos posiciónalos a lo largo de tu cuerpo, palmas hacia el techo y sin una pizca de tensión. Los pies tienen que estar relajados y levemente apuntando hacia afuera. Previamente a dar comienzo, recuerda relajar todo tu cuerpo y respirar profundamente, colocando toda la atención en áreas tensas, de esta manera logras relajarlas por completo.

Tu postura propia

El filósofo Swami Rama aseguraba que toda postura con piernas cruzada era la más cómoda y sana para el momento de sentarse. También mencionaba que existen una gran cantidad de obstáculos dentro de la meditación si no encuentras una postura adecuada. La meditación se trata de la base de absolutamente todas las demás prácticas que yacen en el planeta.

Aunque pienses que sentarse de una forma cómoda es sencillo, estás equivocada. Haciendo uso de dos zafú como soporte, logras equilibrar todas las tensiones que hay dentro de tu cuerpo, y así, alinear la columna otra vez. En un periodo corto de tiempo, toda la energía que adquiere tu espina dorsal, ayudará a todos los músculos con total calidad para tener una postura mucho más recta sin tanto esfuerzo.

Ya es icónico que la postura ideal para una excelente meditación sea sentada, haciendo énfasis en que si te encuentras alineada correctamente, lograrás completar con el ingrediente esencial dicha práctica. No obstante, si quieres lograr una postura idea para ti, el último toque se lo debes colocar tú, de tal forma que ansíes volver a realizarla día tras día. De esta manera, te sentarás con el corazón cual guerrero calmado, expectante y firme. Luego de un tiempo, esta postura desarrollada por ti, se transformará en un lugar iluminado y tranquilo.